Pocos deportes levantan tantas pasiones como el fútbol. Tanto para lo bueno como para lo malo, la expectativa que levanta este deporte en la sociedad, es capaz de sobrepasar todos los límites.